martes, 29 de marzo de 2011

. . . precinicio

No puedo aspirar el
perfume de tu piel
sin sentir a esa serpiente
que me recorre el estómago
y despierta a ese animal
que quiere olerte toda...

No puedo ser indiferente
a tu sonrisa,
porque cada vez que te veo
me retuerzo,
me alimento,
me lleno y me vacío,
me elevas

y en cada despedida
me abandonas ahí,
en lo más alto...
Cada día sin ti
es un precipicio
y yo intento agarrarme
a la cornisa de tu recuerdo
pero a veces,
se me nubla la vista
y me caigo.


Marzo 2011

2 comentarios:

  1. y al fin encontramos la canción desesperada....

    precioso mi niña¡¡

    ResponderEliminar